3. ACOSO LABORAL

3.5 El acoso laboral como dinámica

En muchos casos la presión laboral tendenciosa trasciende de la mera relación agresor-víctima, transformándose en una dinámica laboral compleja en la que participan muchos componentes de la empresa.

 En el inicio del proceso se puede observar lo que algunos autores, como Enrique José Carbonell y col, han denominado círculo de la agresión, dibujado en línea continua en la figura 1, en él se puede observar uno o varios acosadores que inician el proceso de presión laboral sobre la víctima, señalándola como incompetente, e iniciando de esta forma la fase de descrédito de su capacidad laboral.

Fuera de este círculo de agresión, y representado con una línea discontinua, podemos observar, lo que estos autores han denominado círculo de apoyo de los iguales.  Es muy importante el entorno laboral en este tipo de situaciones de acoso. El papel de estos figurantes suele ser. Generalmente las víctimas de acoso no suelen encontrar compañeros que les apoyen incondicionalmente y luchen con ellos para revertir una situación injusta. En la mayoría de los casos, el entorno de iguales suele actuar: uniéndose al acosador, bien por fidelidad o por creerse la incompetencia de la víctima; inhibiéndose del proceso, tomando cierta distancia, ni dando ni quitando la razón a la víctima; o no o actuando por miedo a las consecuencias.

Al finalizar este proceso, el círculo de apoyo de iguales va desapareciendo, a la vez que el círculo de agresión aumenta, quedando la víctima en absoluta indefensión, ver figura 2. En este momento la víctima ya no tiene apoyos dentro de la empresa y necesita ayuda externa: familia, amigos, para encontrar apoyo afectivo, y especialistas como abogados, sindicatos, etc., en su lucha jurídica.

acoso